Alimentación

Sobrepeso y obesidad infantil. Causas

sobrepeso-y-obesidad-infantilObesidad infantil ¿hasta dónde llega el problema?

La obesidad y el sobrepeso infantiles han alcanzado niveles de pandemia en Países desarrollados y en desarrollo. Las enfermedades asociadas como diabetes, problemas cardiovasculares y algunas formas de cáncer, crecen a la par.

Pero ¿cuáles son los datos exactos sobre obesidad y sobrepeso infantil? pues según la OMS (Organización Mundial de la Salud – http://www.who.int/) los números son:

  • En todo el mundo, el número de lactantes y niños pequeños (de 0 a 5 años) que padecen sobrepeso u obesidad aumentó de 32 millones en 1990 a 42 millones en 2013.
  • En países en desarrollo el sobrepeso y la obesidad infantil entre los niños en edad preescolar superan el 30%.
  • Si sigue la tendencia, la cifra aumentará a 70 millones para 2025.
  • Los lactantes y los niños pequeños obesos se mantienen obesos durante la infancia, la adolescencia y la edad adulta si no se remedia.

Y esto en 2013. Hoy, cuatro años después, seguro que las cifras han aumentado en base a la misma tendencia y a los pocos cambios apreciados en la publicidad de la industria alimentaria.

Definición de obesidad y sobrepeso infantil

Pues no hay un consenso mundial en qué se considera sobrepeso y obesidad infantil, en cualquier caso, podemos entenderlo como un exceso de grasa corporal (grasa visible y no visible, la grasa visceral).

El índice de masa corporal (BMI) no es un indicador fiable al no tener en cuenta los porcentajes de músculo y grasa. El método más fiable parece ser teniendo en cuenta el porcentaje de grasa corporal. Más de un 25% de grasa en niños y más de un 30% en niñas se consideraría sobrepeso.

Investigadores europeos clasificaron el sobrepeso infantil como +85% del percentil correspondiente y la obesidad como +95% del mismo. Los percentiles están basados en el IMC o BMI.

En cualquier caso, haya o no consenso, todos sabemos identificar o reconocer el sobrepeso tanto en niños como en adultos.

obese_child_combined_media_text
El segundo niño por la izquierda ya tiene un ligero sobrepeso (barriga) que no es preocupante.

Causas de la obesidad y el sobrepeso en niños

Tendemos a pensar que la obesidad y el sobrepeso son fruto de un desequilibrio en el balance entre las calorías consumidas y las ingeridas.

Es un error, o podría serlo, los avances en el estudio de la obesidad revelan que no es tan sencillo. Mucha gente en todo el mundo intenta salir de la obesidad comiendo menos y haciendo más ejercicio y, en muchos casos, no funciona.

Tampoco parece ser culpa de las personas que lo sufren, no hay una epidemia de poca voluntad, no es que la gente no quiera, es que en muchos casos no pueden. Al parecer, ciertos mecanismos en los que están involucrados el intestino y el cerebro, hacen que la persona obesa no se sacie con la misma facilidad que una persona sana.

Por otro lado, el mensaje insistente de que hay que comer menos no hace si no perjudicar a la gente. NO HAY QUE COMER MENOS, HAY QUE COMER MEJOR. Reducir la ingesta de calorías de forma permanente lleva al cuerpo a rebajar el metabolismo, a consumir menos calorías y a acumular grasa.

A continuación, veamos algunos de los motivos de la obesidad y el sobrepeso infantil.

Bebidas azucaradas

El consumo de bebidas azucaradas en niños y adolescentes lleva a un aumento gradual del peso con el paso del tiempo. Las bebidas azucaradas son uno de los grandes problemas de la dieta occidental, están en todas partes, son baratas y tienen buena imagen gracias a los departamentos de marketing de las grandes empresas.

Se asocian con amistad, con felicidad y, en muchos casos, con salud y ejercicio. Se trata de un ambiente obesogénico, un ambiente que favorece la obesidad en tiendas, supermercados, bares, centros deportivos y hasta en hospitales y centros de salud, donde las máquinas de “vending” ofrecen bebidas de este tipo. El problema es grave y grande.

Las bebidas azucaradas no son sólo los refrescos, están por todas partes: zumos, batidos, bebidas deportivas y ¡hasta bebidas para niños y leches de continuación! casi todo lo que sale de una fábrica está cargado de azúcar.

Comida procesada

El otro gran problema de la dieta occidental, la comida de mentira.

Llamamos comida de mentira a todo aquello que sale de una fábrica y contiene sustancias que un ser humano no identifica como comida: aceites hidrogenados, azúcares, potenciadores del sabor, cantidades enormes de sal… nada sano, todo orientado a que el consumidor consuma más. Es comida diseñada para que no sacie y guste mucho, para que siempre queramos más.

Deberíamos mantener a los niños lo más alejados posible de este tipo de comida. No es sana, no es necesaria, no les ayuda en nada.

Sedentarismo

Nuestros niños cada vez se mueven menos, les impedimos actuar como niños, el ambiente es obesogénico de nuevo.

En el colegio no deben moverse, en las calles les prohiben jugar, no salen a los parques. Las consolas, los móviles y los ordenadores son sus nuevos juguetes. Juguetes que, usados con responsabilidad son útiles, pero usados de forma irresponsable y masiva convierte a nuestros niños en muebles que se mueven lo justo.

No son cachorros humanos, podrían ser cachorros de un perezoso o de un koala. No se mueven.

Estrés

¿Estrés en los niños? por desgracia, si, ya lo dijimos en otro artículo (Meriendas y estrés).

Los niños sufren de estrés crónico. El colegio les estresa, la TV les estresa, ciertos juegos de consola les estresan. Su cerebro se enfrenta a desafíos constantes, a un exceso de información que recibe como una amenaza.

Y la comida de mentira y los azúcares llegan al rescate… ¿cuántas veces dice un niño que tiene hambre pero lo que quiere es dulce o un snack? eso no es hambre física, es hambre emocional fruto del estrés ¿qué ha estado haciendo ese niño antes de pedir esa comida? ¿estaba en el colegio? ¿ha estado jugando un rato? ¿estaba con el ordenador?

El circuito de recompensa del cerebro es un poderoso mecanismo ancestral en el que se soportan algunas adicciones, entre ellas la de la comida y, sobre todo, la comida procesada y cargada de azúcares que estimulan los interruptores adecuados para producir placer ante el estrés.

Se trata del estilo de vida

Detrás de todo, al final, está el estilo de vida occidental:

  • Poca actividad diaria. Usamos el coche hasta para evitar que nuestros hijos anden 2km.
  • Mala alimentación. Poca comida de verdad y mucha comida de mentira. Compramos mucho en supermercados y poco en mercados.
  • Ambiente obesogénico. Todo lleva a los niños (y adultos) a consumir comida e información basura.

En un próximo artículo veremos las consecuencias de la obesidad y el sobrepeso infantil. Consecuencias que se sufren en la infancia, la adolescencia y la edad adulta. Consecuencias que sufren los niños, los padres y los sistemas de salud.

Gracias por leernos. Si te ha gustado comparte, por favor.

¿Algún comentario? anímate y escribe aquí o por correo en contacto@emovium.es

 

Anuncios

Deja tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s