Alimentación, Emoción, Movimiento

4 hábitos para mejorar tu salud a largo plazo.

hábito

Del lat.habĭtus.

1. m. Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

CUATRO HÁBITOS

Nuestra salud a largo plazo no depende de nuestras acciones puntuales, no es importante lo que hacemos un día a la semana o una semana al año. Ni para bien ni para mal. Nuestra salud a largo plazo depende de nuestros hábitos, de nuestro día a día, de lo que hacemos 6 días a la semana o 51 semanas al año.

Por ejemplo:

  • Si de lunes a sábado no nos movemos nada, vamos de la silla de la oficina al sofá de casa y comemos comida procesada pero el domingo hacemos ejercicio y comemos comida casera ¿estaremos sanos? probablemente no.
  • Si de lunes a sábado hacemos algo de ejercicio a diario y comemos comida casera pero el domingo no hacemos nada y comemos en un restaurante de comida rápida ¿estaremos enfermos? probablemente no.

Cuatro hábitos que nos van a ayudar a mejorar nuestra salud a largo plazo

Vamos a contarte cuatro hábitos que, si los adquieres, te van a ayudar mucho con el mantenimiento de tu salud a largo plazo.

Hábito 1: Usar un monitor de actividad

Los monitores de actividad (activity trackers en ingles) están de moda desde hace poco tiempo pero…

¿Qué es un monitor de actividad?

Un monitor de actividad es un dispositivo electrónico que nos ayuda a registrar y consultar cuánto nos movemos cada día. Los más básicos registran los “pasos” que damos haciendo uso de un dispositivo interno. Algunos convierten los pasos en distancia, basándose en nuestra altura. La medición no es exacta, pero es una referencia aceptable. Los hay que miden las pulsaciones y hasta con GPS para medir distancias exactas en nuestro entrenamiento. Para cumplir el objetivo que necesitamos, medir nuestra actividad, basta con uno sencillo que mida los pasos diarios.

¿Qué tipos de monitores de actividad hay?

Los más conocidos son las pulseras de actividad, pero si tienes un teléfono móvil “inteligente” al que puedas instalar aplicaciones (Android, iOS, MIUI, etc..) tienes disponibles algunas que te darán los mismos datos por menos dinero que una pulsera o gratis.

¿Cómo me puede ayudar un monitor de actividad con mi salud?

La clave parece ser el flujo de información constante que tendremos sobre nuestra actividad física. Poder consultar los datos de nuestro movimiento en la pulsera/reloj o en el móvil nos incita a movernos y ayuda a mantenerlo como hábito. Poder compartir los datos con amigos o en redes sociales produce el mismo efecto.

Eso si, lo más importante es que quieras hacerlo. Pero si quieres, un monitor puede ayudarte a incrementar tu actividad diaria.

Hábito 2: Comprar la comida en el mercado

La carne en la carnicería, el pescado en la pescadería, la fruta en la frutería y la verdura en la verdulería. Es sencillo ¿no?

¿Cómo me puede ayudar comprar la comida en el mercado?

Lo más importante: en los mercados la comida es fresca, no hay envasados, no hay prefabricados. Ese es el punto más importante y lo que más te ayudará con tu salud pues dejarás de consumir químicos que no son comida y sólo hacen daño a tu cuerpo.

En los mercados es más sencillo comprar comida de temporada (en el caso de la verdura y la fruta). La comida de temporada es más sabrosa y más nutritiva.

Otro punto clave: si compras en el mercado tendrás que cocinar lo que comes y no dejarás en manos de una fábrica tu alimentación. Evitarás, por tanto, aceites industriales y azúcares añadidos.

Y algo que no contribuirá directamente con tu salud, pero si con la de tu comunidad: comprando en mercados contribuyes con la economía local.

¡Ah! y es divertido. El ambiente en el mercado siempre es relajado, amable y cercano.

Hábito 3: Practicar meditación (mindfulness, conciencia plena)

El hábito de estar consciente, de buscar la serenidad y la calma interior.

La práctica es sencilla, pero muy difícil de conseguir al principio, si tu cabeza está absorbida por el día a día: siéntate en algún sitio cómodo y tranquilo (mucho mejor en la naturaleza) y permanece en silencio durante un tiempo concentrado/a sólo en tu respiración o en los sonidos del ambiente. No pienses, no juzgues.

¿Cómo me puede ayudar la meditación?

¡De mil formas distintas! ¡o más! te explicamos tres formas.

  • Respiración consciente: observa tu respiración, siente que respiras sin alterar el ritmo.
  • Escaneo corporal: siente tu cuerpo, de forma progresiva, de pies a cabeza. ¿Notas calor?¿frío?¿cosquilleo?¿dolor?
  • Meditación de atención a los pensamientos: observa tus pensamientos sin engancharte a ellos.
Los beneficios son:
  • Meditación de la respiración: Te dará más concentración y más calma.
  • Escaneo corporal: tomarás conciencia de tu cuerpo y reducirás los pensamientos negativos.
  • Observación de pensamientos: relaja tu cerebro, reduce la actividad mental.

Hábito 4: Hacer ayuno intermitente

El ayuno intermitente es un hábito que, por si solo, puede cambiar tu vida.

¿Qué es el ayuno intermitente?

La teoría es bastante sencilla, se trata de intercalar períodos de ayuno más largos de lo habitual, entre 15h y 24h, entre períodos de alimentación “normal”. Observa que todos hacemos ayuno mientras dormimos, por eso el nombre del desayuno (des-ayuno).

¿Cómo me puede ayudar el ayuno intermitente?

  • Reducirás la ingesta de calorías.
  • Dejarás a tu aparato digestivo descansar un poco.
  • Tu cuerpo aprenderá de nuevo (si lo ha olvidado) a vivir haciendo uso del combustible acumulado, la grasa.
  • El AI (ayuno intermitente) mejora la resistencia a la insulina.
  • El AI te ayudará a liberarte de la esclavitud de la comida: no necesitas comer cada 3h para estar vivo. Serás más libre.
  • El AI hará tu día más sencillo: en los días de ayuno no tienes que preocuparte de desayunar (o cenar).
  • El AI te ayudará a identificar el hambre emocional.
  • El AI te ayudará a regular tu peso poco a poco.

¿Cómo puedo hacer ayuno intermitente?

Hay varias estrategias:

  • Ayuno de 24h
  • Saltarse la cena
  • Saltarse el desayuno
  • Saltarse la comida

Nuestra recomendación es que pruebes y decidas. El ayuno de 24h puedes hacerlo una vez cada mes, o cada dos meses, por ejemplo. Los ayunos de cena, comida o desayuno puedes hacerlos siempre que quieras. Hay gente a la que saltarse la cena les ayuda a descansar mejor. Hay quien se salta el desayuno pues eso hace que estén más activos durante la mañana. Hay quien se salta la comida para rendir mejor y evitar la somnolencia de después de comer.

Una buena idea sería que hagas el AI un día a la semana pero tampoco pasa nada si te habitúas y lo haces todos los días. En mi caso, yo hago ayuno cena-comida a diario desde hace un año, excepto si algún día me apetece desayunar, que es raro.

Clave: cuando rompas el ayuno hazlo con comida de verdad (carne, pescado, huevos, verdura, fruta, especias)

Hasta aquí nuestra visión de estos cuatro hábitos que pueden ayudarte a mejorar tu salud.

Esperamos que te hayan gustado. Gracias por leer.

contacto@emovium.es

 

Anuncios

1 comentario en “4 hábitos para mejorar tu salud a largo plazo.”

Deja tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s