Emoción

Los objetivos: ladrones de vida

Tener objetivos se considera una forma de encontrar la motivación necesaria para hacer ciertas cosas, nos gusten o no.

Tener objetivos es parte del tratamiento de la depresión, a la persona deprimida, que no ve sentido a su su vida, le recomiendan ponerse objetivos motivadores.

Tener objetivos es parte, también, de la psicología del deporte. A todo deportista de élite se le recomienda fijarse unos objetivos que alcanzar.

Tener objetivos puede ser, en fin, una sana manera de ilusionarse.

Tener objetivos, dice Sergi Torres (http://sergitorres.es/es/inicio/) en uno de sus libros, te roba la vida. Los objetivos te roban la vida. Es una idea que en EMOVIUM nos ha parecido muy interesante, muy reveladora, y queremos desarrollar un poco. Vamos a verlo.

Objetivos

Ponte objetivos (visión tradicional)

Tener objetivos, según esta visión, es tener ilusiones, es tener un sitio hacia dónde ir y hacer lo necesario para llegar, siempre teniendo en mente el destino final.

Tener objetivos, según esta visión “egoísta” (del ego), es andar un camino para llegar a un destino. El camino puede tener hierba y un riachuelo al lado, o puede tener zonas de cristales y piedras puntiagudas, pero eso NO IMPORTA, tenemos un objetivo que alcanzar.

Veamos un par de ejemplos:

Quieres conseguir ser jefe de tu departamento, es tu objetivo. Para serlo tendrás que trabajar muchas horas y a veces tendrás que hacer cosas que no te gustan. Tendrás que sacrificar tiempo con tu familia o amigos, tiempo de hacer ejercicio o de hacer otras cosas que te gustan. Tienes un objetivo y cuando lo alcances todo será mejor, por eso lo tienes.

Un ejemplo del mundo del deporte: Quieres correr un maratón, ese es tu objetivo, te hace mucha ilusión ser capaz de conseguirlo. Correrlo requiere de una preparación exigente, muchas horas de entrenamiento, mucho esfuerzo. Pero no importa, el objetivo merece la pena, cuando lo consigas todo cobrará sentido.

En estos dos ejemplos, y en todos los casos en los que perseguimos objetivos, el hecho de tenerlos nos ayuda (¿o nos obliga?) a pasar por los momentos malos del camino, a seguir adelante y no ceder, a luchar por nuestro destino final. Cuando lo consigamos será maravilloso, aunque ahora lo que tenemos que hacer sea horrible, no nos guste e incluso nos haga enfermar por el estrés que supone.

Esta sería, en resumen, el punto de vista más extendido sobre los objetivos. Veamos ahora otro.

¿Y si…?

13963173985_e01de3ac86_b
¿Y si…?

¿Y si resulta que el objetivo, cuando lo consigas, no está a la altura de tus expectativas y todo el esfuerzo que has hecho ha sido en vano?

¿Y si resulta que el objetivo, cuando lo consigas, implica hacer todo aquello que has hecho para conseguirlo y no te gustaba?

¿Y si no lo consigues?

¿Qué habrá pasado entonces con esas horas, días, meses o años que has dedicado sólo a pensar en el momento de conseguirlo?

¿Te estamos diciendo que no te pongas objetivos? ese sería el ideal de una vida vivida en el momento presente en el que sólo existe el ahora pero NO, no te queremos decirte eso, queremos decirte que…

Ponte objetivos que no te roben la vida.

Cuando el objetivo nos gusta (o eso creemos, pues hasta que no lo consigamos no lo sabremos) pero el camino no, estamos perdiendo vida. Cada momento sacrificado, cada momento no disfrutado en el presente, cada cosa que haces sin querer hacer sólo por conseguir el objetivo es tiempo robado a tu vida. Ese objetivo te está robando vida.

Por eso nuestra propuesta es que en primer lugar, recapacites, respires hondo, te mires dentro y te preguntes “¿para qué quiero conseguir eso?”. Igual te sorprendes descubriendo que en realidad no quieres ser jefe de tu departamento, sino que lo que quieres es ganar más dinero. Lo mismo te das cuenta de que no quieres correr un maratón, que lo que quieres es hacer algo difícil que te haga sentir que eres capaz.

Y como siguiente paso, igual puedes buscar objetivos que te lleven a conseguir eso pero que no te roben la vida. Por ejemplo, igual puedes buscar el modo de ganar más dinero pero andando un camino que te guste y te llene. Lo mismo puedes cambiar el maratón por otro reto deportivo que implique que disfrutas del modo de conseguirlo.

¡Nunca se sabe! todo es posible si nos miramos dentro.

Por eso nosotros creemos que es bonito amar las cosas que hacemos, por que si amas lo que haces el resultado dará igual, el destino no importará, pues habrás vivido cada instante del camino. El objetivo será el camino.

dog-1149964_640
Disfruta del camino. Vive el camino.

Gracias por leer hasta aquí.

¿Te ha gustado? puedes compartir en tus redes sociales.

¿Tienes algo que aportarnos? ¡hazlo! en los comentarios o en contacto@emovium.es

 

Anuncios

Deja tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s