Buenos Días, Emoción

¡Buenos días!

¡Buenos días!

Hay situaciones que nos enfadan, simple y llanamente. y hay personas que hacen nacer esa emoción de enfado , ira y hacen mella en nuestro equilibrio y nos desestabilizan generando muchas veces pasar todo el día en esa frecuencia de enfado.
Sin embargo, en realidad esa persona no es la culpable de que estés enfadado. No te has enfadado por su culpa, has sido tú quien le has dado el permiso para hacerlo, has permitido que su comportamiento tenga una resonancia en tu interior, has permitido que te desestabilice. Después de todo, debemos recordar que solo puede hacernos daño aquello que realmente nos importa.
Cada vez que dejamos que una persona desate nuestro enfado, es como si dijéramos “lo que piensas sobre mí, es más importante que lo que yo pienso”. De esta manera, cedes el control y le das poder al otro, pierdes la batalla antes de empezar.
Cuando  enfadamos, siempre es culpa de los demás porque es más fácil enfocar hacia fuera porque nos liberamos de responsabilidad, nos han enseñado que enfadarse es una respuesta a algo que se origina de forma externa.
Es verdad que un elemento externo hace click , pero  nuestras emociones y sentimientos son nuestra responsabilidad porque, si bien no podemos elegir cómo sentirnos ante determinadas circunstancias, si soy capaz de reconocer algo en alguien es porque yo ya se lo que es, sino no lo vería o lo sentiría.
Por eso, cada vez que dejamos que alguien nos enfade, estamos cediendo nuestro control, estamos dándole una importancia que probablemente no tiene y, sobre todo, dejamos que nos arrebate nuestra estabilidad emocional.

Aceptar que las emociones son nuestras  implica asumir  responsabilidad , pero, a la vez, abre un mundo de nuevas posibilidades porque nos invita a conocernos mejor, a bucear dentro de nosotros para comprender por qué reaccionamos de determinada manera.

 ¿Le darías tu equilibrio  a un desconocido? no lo creo, pero es lo que hacemos cada vez que nos enfadamos.
La mayoría de las veces nos enfadamos porque asumimos  la actitud de la otra persona como un ataque personal.  La mayoría de las veces es una interpretación, solemos identificarnos con la experiencia. ES más si fuese al contrario ¿Lo harías para enfadar a alguien? Seguramente no, entonces ¿porqué pensar que es un ataque personal?
 
Si una persona está intentando enfadarte( camión de la basura), puedes permitírselo, o no. Si aceptas ese “regalo”, te enfadarás y la persona habrá ganado poder sobre ti. Al contrario, si no lo aceptas, si no le sigues el juego , no tendrá más alternativa  que quedárselo. De ti depende aceptar que descarguen esos sentimientos o pedirles que los coloquen en otro sitio.
Aristóteles decía :
Cualquiera puede enfadarse, es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta
sencillo”.
Observa el momento en el que tu cuerpo experimenta esa subida de adrenalina y pregúntate, ¿Que estoy viendo en ti que me hace sentir esta emoción? si observas serás capaz de cambiar el momento, sin o puedes no pasa nada, hazlo a posteriori , aprenderás a verlo desde fuera y la próxima vez lo vas a hacer mejor.
y hoy ¿ En qué te vas a enfocar hoy?
¡Que tengas un día extraordinario!
Anuncios

Deja tu opinión

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s